Virtudes teologales


En sus clases radiofónicas durante los partidos de la selección española, el maestro Monsalve llamaba siempre la atención sobre las tres virtudes teologales de este juego: rebotes, pérdidas de balón y tiros libres. El baloncesto es un deporte donde, por lo general, estadísticas y resultados suelen ir de la mano: un resultado favorable suele venir acompañado de una digna estadística.


Nosotros hemos llegado a la conclusión de que el objetivo de este juego es mantener la posesión del balón el mayor tiempo posible y, si puede ser, en campo contrario para cobrar el mayor número de canastas. De ahí que la agresividad defensiva sea el pilar primordial de este juego entre hombres altos.


CONTINUAR ENLACE A BASKETMANÍA

Zurrón Vintage
Tag Cloud