Carnavalaje

March 1, 2017

La Opinión de Tenerife, 1 de marzo de 2006

 

 

Cada cual vive el Carnaval a su manera. Faltaba más. Podríamos decir que existen tantas formas de Carnaval como número de carnavaleros (o detractores).

 

Sin embargo, si aplicamos la propiedad asociativa de la Teoría de Conjuntos a las Carnestolendas, también podríamos concluir que existen ciertas formas de paisanaje festivo o “carnavalaje”.

 

No me voy a entretener haciendo una descripción taxonómica de las especies urbanas del Carnaval, sino que más bien me gustaría hacer memoria de ese carnavalaje interior por el que pasa a lo largo de su vida todo espíritu humano, un carnavalaje que se ha ido deteriorando, como la fiesta.

 

En los últimos veinte años, el Carnaval de Santa Cruz ha sufrido una absurda transformación de su idea original provocada por la tozudez de algunos por convertir la fiesta en esa pamplina de la más segura del mundo, la hermana menor de Brasil y toda esa palabrería tonta y hueca; una forma más de promocionar al exterior otro producto que no es autóctono.

 

De este modo, el Carnaval de Santa Cruz se ha convertido en un gran escaparate, en una macrofiesta de disfraces, sosa y aburrida, en la que no cabe ya esa mascarita de antaño que salía a la calle a vacilar.

 

Porque uno echa de menos ese disfraz de fabricación casera que nos hacíamos para vacilar y que asumíamos hasta las últimas consecuencias artísticas.

 

Recuerdo que un año los colegas del instituto no teníamos ganas de hacernos disfraz y nos pusimos el esmoquin de fin de año, unas gafas negras y los auriculares del walkman y bajamos a Santa Cruz en plan guardaespaldas de un gordo millonario, papel que le venía que ni pintado a uno del grupo.

 

Tomamos Santa Cruz al asalto en plan “visita relámpago de Obama” y hasta la municipal nos hizo el pasillo.

 

Porque no hay nada más triste en un Carnaval que ver a Drácula acodado en un kiosco, aburrido y borracho, con las posibilidades artísticas y amorosas que tienen una buena capa y unos afilados colmillos.

 

El Carnaval popular se perdió desde el momento en que a un lumbreras del consistorio se le ocurrió sacar el motivo del Carnaval (este año va del terror). Con lo cual llegamos a la institucionalización de la idea, que es lo peor que le puede pasar a una idea pero, sobre todo, al Carnaval, fiesta espontánea e irracional por naturaleza.

 

Por mor de una falaz propaganda política, el Carnaval de Santa Cruz se ha convertido en un producto precocinado: los propios actos del carnaval se sirven enlatados, en ese gran contenedor arquitectónico que es el Recinto Ferial. El Carnaval da grima.

 

Cada vez que pienso en ello, me viene a la memoria la imagen antigua de una mascarita con la que una vez me topé por las calles de Santa Cruz. Iba metida en una caja de cartón, de la que colgaba un letrero escrito a mano que rezaba: “Poner las tetas aquí encima”.

 

¡Viva el Carnaval popular!

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Zurrón Vintage

July 17, 2017

July 17, 2017

July 17, 2017

April 16, 2017

April 2, 2017

March 26, 2017

March 16, 2017

March 15, 2017

March 13, 2017

March 12, 2017

March 12, 2017

March 11, 2017

March 11, 2017

March 11, 2017

March 9, 2017

Please reload

Tag Cloud
Please reload